• Millaray Lobos

2013. Relatos y resonancias

Universidad Mayor. Asociación con el Théâtre National de Bretagne


Dirección: Eric Didry y Millaray Lobos García


Este taller conjunto pudo realizarse gracias al apoyo del Instituto francés de cultura en Chile y la alianza entre Academia Nómade y el Théâtre National de Bretagne + la acogida del proyecto en el departamento de Teatro de la Universidad Mayor en Santiago.


Compartimos acá abajo la presentación del taller al momento de su realización.


TALLER RELATOS Y RESONANCIAS

Propuesto por Millaray Lobos García y Eric Didry


El taller propone un cruce entre la propuesta de Eric Didry, que dirigirá un trabajo de relatos y la propuesta de traducciones y resonancias de ese trabajo conducido por Millaray Lobos García.

La duración total es de dos semanas de 6 y 4 días o de 5 y 5, con exploraciones que se trabajarán durante las jornadas de manera exclusiva. Al final del taller, una muestra abierta será propuesta.

Los participantes serán 10, un grupo mixto de alumnos y/o exalumnos de la escuela de Teatro de la Universidad Mayor, profesores o colaboradores de la misma escuela y otros invitados exteriores.

Esta diversidad nos parece importante para el enriquecimiento de los cruces posibles y la conformación de un imaginario de escena amplio.


RELATOS

Por Eric Didry


Los Relatos proponen un trabajo a partir de la memoria de cada cual. Yo formulo entradas para desencadenar la memoria: relato de una “primera vez”, relato de alegría, relato de una mentira, relatos de un gesto, de una caída, de un grito, etc…los actores eligen una historia y, uno tras otro, vienen a reatravesarla en escena.


El actor habla en primera persona y en presente. El relato es un ejercicio de aparición: hacer aparecer lugares y personas. El relato hacer volver palabras, sensaciones, pensamientos.

Los relatos son fragmentados. La historia se cuenta en diversas partes distintas. Esta fragmentación está ligada a las diferentes situaciones de la historia, a los diferentes lugares y temporalidades (podemos estructurar el relato sin respectar necesariamente la cronología). La fragmentación crea la posibilidad de una escritura escénica.


Los relatos son improvisados: la construcción del relato en el espacio se hace en el momento y el texto del relato se inventa sobre el escenario.


El relato es un acto de presencia –presencia a sí y al mundo- donde el actor hace existir sobre el escenario una historia con su cuerpo y su palabra: un tiempo de teatro se crea en relación con esta historia. Es un teatro sin ningún accesorio.


El relato no está dirigido: no es hablar a los otros sino delante de ellos. El relato no se entrega en una relación frontal al público. Es un trabajo de grupo: el actor desarrolla su propia escritura escénica mirando a los otros trabajar. Es también el grupo el que amplía la memoria de todos y permite que historias olvidadas puedan remontar.


///////


En el teatro de relatos no se trata de hablar de sí mismo ni de contar su vida. Lo central son las historias, las innombrables historias que nos han sucedido y de las que hemos hecho la experiencia.


Cada relato es singular en su materia y su tratamiento. El actor es totalmente responsable de su propuesta y esta responsabilidad es fundadora de este trabajo. La diversidad de las historias y de las personas crea una comunidad viviente.


La memoria es una reactivación y recreación constante de la experiencia. “recordar es imaginar” escribe George Didi-Huberman en Imágenes a pesar de todo. El actor que improvisa un relato pone al espectador en el mismo tiempo que él. La historia se constituye delante de aquél que mira dejándole un lugar para entrelazarla con sus propias experiencias.

Eric Didry


RESONANCIAS

Por Millaray Lobos


El trabajo de Resonancias consiste en dejar emerger puntos de convergencia en el imaginario entre lo visible que surge del trabajo de improvisación y las imágenes, recuerdos, retazos invisibles y quizá preexistentes en el imaginario de quien lee.

Es un ejercicio de traducción en directo de lo que se ofrece a la consciencia y su diálogo con un material inconsciente.


Exploraremos pistas de cruce con otros materiales que el de los relatos. Estos materiales pueden tener orígenes diversos: residuos de otras obras de teatro, intuición de coreografías posibles a partir de propuestas de los actores, otras escrituras, textos filosóficos, etc.

Así como en la primera parte del taller era importante salir de la dimensión personal del relato, aquí tomaremos también la emergencia de estas resonancias no como la emergencia de un imaginario personal, sino como la de un fondo común de cruces posibles entre las experiencias de unos y otros, entre la memoria singular y plural.


///////


Los procesos de percepción escapan en gran parte a la consciencia. Muchas veces, nuestra capacidad de resentir emociones responde más a lo que no sabemos que percibimos que a lo que sí sabemos. Así, es posible que muchas de las analogías que permiten nuestra aprehensión del mundo y de lo que ocurre a nuestro alrededor pasen por lo que ignoramos.

Intentaremos crear un espacio de confianza que anime nuestro imaginario a entrar de la manera más libre posible en esas fracturas del sentido.


La singularidad del actor es su capacidad de ser plural y de acoger el mayor número de resonancias que alojan en él…y que contiene ya a su ser otro.


La construcción escénica la abordaremos como una reactualización suspendida y constante del imaginario, una recomposición de la memoria como presente del pasado y del futuro. La presencia como una manifestación temporal o dimensión procesual.

Millaray Lobos García







 

©2020 by Millaray Lobos. Proudly created with Wix.com